La cocina: nuestro refugio

  • por

«La cocina se ha convertido cada vez más en el espacio donde pasamos la mayor parte de
nuestro tiempo (…) No solo se usa para cocinar y comer, sino también para actividades
anteriormente reservadas para la oficina, la sala y el comedor. Vemos a las familias que usan la
cocina como un espacio comunitario, que continuará impactando el diseño de la cocina”.
Massimo Ballucchi, director de marketing de Cosentino Americas

La pregunta que deberías hacerte antes de pensar en reformar tu cocina es ¿por qué la quieres
cambiar? O, más bien, la pregunta correcta debería ser ¿para qué? Y en este por qué o para
qué, hay implícitas muchísimas otras preguntas o planteamientos que son vitales y debes
intentar responder; primero, como ejercicio, como especie de brainstorming que te permitirá
dar con tu cocina ideal y, segundo, porque lograremos entender si nuestra cocina necesita
realmente una reforma o se trata simplemente de hacer cambios estratégicos que te
ahorrarán dinero y tiempo. Así, haz tu lista con las características ideales, con tus necesidades
y/o tus planteamientos:

  1. La cocina es un lugar de encuentro o de paso
  2. Trabajas todo el día, y necesitas un lugar práctico y sobre todo electrodomésticos que
    aceleren tu rutina en ella.
  3. Cocinas mucho o poco.
  4. Te gusta cocinar o, todo lo contrario, no te gusta cocinar
  5. Haces vida social en ella. Sueles reunirte con amistades, con tu familia, mientras tomas
    un café o un vino…
  6. Trabajas a veces en ella.
  7. Desayunas allí y/o almuerzas y/o cenas en ella, etc
    Además (o debido a esto), debes tener en cuenta: distribución, tipos de muebles, las zonas de
    agua o fogones, los colores, la electricidad y las tuberías…y mucho más. Pero aquí, te
    hablaremos solo de algunas primordiales.
    Muchos “quizá”…antes de reformar
    Quizá, con el confinamiento que estamos viviendo, el concepto de la cocina como tal, se ha
    transformado. Quizá descubriste que te gusta cocinar y quizá, sobre todo, tartas o pan (que ha
    estado tan de moda). Entonces, lo ideal sería tener un espacio para ello: una mesa para
    amasar, por ejemplo.
    Quizá (y hay muchísimos “quizá” que debes analizar) descubriste que amas los libros de cocina.
    ¿Por qué no tener un espacio para colocarlos en tu misma cocina y no en el salón lejos de ella?
    O, en lugar de libros, sueles usar la tableta para ver tus recetas: podrías entonces colocar ese
    monitor de manera estratégica….

Todo es cuestión de pensar en lo que nos gusta, en cómo nos gustaría movernos y en todo lo
que queremos hacer en ella. Debemos entender si es una cuestión de espacio o de cambio de
diseño, lo que queremos hacer.
Si hablamos de espacio, debes preguntarte si necesariamente debes hacer grandes reformas.
Porque, a lo mejor, todo está en reubicación y en hacer muy pequeñas reformas para
recolocar, por ejemplo, tus electrodomésticos o contar con muebles especiales para
almacenamiento. Ahora, si se trata de cambiar la imagen de tu cocina, debes analizar si
quieres seguir las actuales tendencias de diseño o, simplemente, debes hacer pequeños
cambios que darán el toque ideal.
Pero, sobre todo, debes pensar en adaptar la cocina a tus necesidades.
Por ahí leí: “la distribución ideal es aquella que permite elaborar cualquier plato culinario de la
forma más cómoda y práctica”. Y, particularmente pensamos que así es. Es decir, tener todo a
mano, a tu disposición y que no te haga perder tiempo ni obstaculice la preparación de tus
platos.
Algunas tendencias en las que puedes pensar:
 Suelos irregulares o con techos abuhardillado. Pero también, un suelo resistente a
cualquier tipo de sustancia y que, además, sea fácil de limpiar. Cerámica y suelos de
vinilo son los más utilizados. Los techos abuhardillados con columnas de madera
suelen darte ese aspecto rústico si es lo que deseas, pero también puedes manejarlo
de manera muy moderna.
 Las islas y la península. Las islas están muy de moda, pero son ideales para espacios
mayores a 15 metros. Normalmente se colocan en el centro y te pueden aportar un
espacio para cocinar y comer. La península (familia de las islas, pero que sale de una
encimera o mueble de la cocina) suele usarse para dividir espacios, para colocar zonas
de almacenaje por ambos lados, para colocar el fregadero y/o una barra para
desayuno; pero, sobre todo, están pensadas para espacios pequeños.
 Mobiliario y Almacenamiento: El almacenamiento de los productos de cocina es
un aspecto clave para que esta estancia sea práctica. Podrías pensar en diseñar o
rediseñar el interior de los armarios para conseguir así aprovechar el espacio al
máximo. Una tendencia son los armarios de pared que llegan hasta el techo.
 Iluminación: Si tienes ventanas hacia el exterior, es obligatorio aprovechar la luz
natural. El espacio donde elaboras y cocinas tus recetas es el espacio que debe recibir
más luz. Si no es natural; al menos, artificial: lámparas colgantes y/o muebles con
iluminación integrada.
Lo importante siempre, es contar con profesionales, que no solo te van a aconsejar y ayudar
con la visión de lo que quieres hacer, sino que te trabajarán con materiales y acabados de
calidad. Pero antes, de reunirte con ellos, haz tu brainstorming de tu cocina ideal.

http://www.alnarconstrucciones.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *